San Jacobos o Sanjacobos

30 Min

fácil

12 Unidades

Los san jacobos caseros son un plato súper sencillo y delicioso, con un empanado crujiente que contrasta con el queso fundido en su interior.

Un dato muy curioso es que los San jacobos tienen su origen en la gastronomía suiza. Por supuesto, el queso gruyère forma parte de la receta típica (tú puedes utilizar cualquier queso suave fundente).

Los san jacobos nos llevan a la infancia, a esas cenas en familia que tanto me gustaban. Espero que os gusten.

Sin Reviews

Ingredientes

Ajustar raciones
200gr de lonchas de jamón york gruesas
200gr de lonchas de queso de sandwich
3 huevos L
Harina de trigo todo uso (para rebozar)
Pan rallado grueso (para rebozar)
Aceite de girasol (para freír)

Información Nutricional

215 Kcal
33 gr Carbohidratos
6 gr Grasas
7 gr Proteínas

Elaboración

1.

Formamos los San Jacobos

Coloca sobre una superficie de trabajo 2 lonchas de jamón de york. Coloca encima 2 lonchas finas de queso de sandwich
Tapa el queso con 2 lonchas de jamón york.
Marcar completado
2.

Cortamos los San Jacobos

Corta en cuatro partes.
Marcar completado
3.

Rebozamos los San Jacobos

Pasa cada cuadrado de San Jacobo por harina, teniendo cuidado de que quede cubierto por toda su superficie. Insiste también en los bordes.
Pasa cada San Jacobo por los 3 huevos batidos y luego rebózalo por el pan rallado grueso. Insiste bien en los bordes para que queden bien sellados.
Marcar completado
4.

Freímos los San Jacobos

Calienta aceite de girasol en una sartén a fuego medio y fríe los San Jacobos con cuidado de que no se quemen porque se doran en muy poco tiempo.
Cuando tengan color dorado retíralos del fuego y déjalos en una fuente sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
Marcar completado
5.

Servimos los San Jacobos

Sírvelos bien calientes para que al cortarlos el queso esté fundido y el rebozado muy crujiente. ¡Te van a encantar!
Marcar completado

Notas importantes

* La información nutricional es una estimación aproximada basada en los ingredientes. Ten en cuenta que los valores pueden variar de un caso a otro. * Como con todas las recetas, hay varias formas de hacer las cosas. Si crees que algunas de las instrucciones se pueden mejorar, o tienes una buena solución alternativa, no dudes en dejar un comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *